Los diferentes tipos de terapia para enfermedades mentales 

La buena salud mental es un estado de bienestar social, emocional y psicológico positivo. Por lo general, la salud mental afecta la forma en que se siente, piensa, actúa, interactúa con los demás, toma decisiones y enfrenta situaciones difíciles. 

Cuando uno tiene buena salud mental, es creativo, puede manejar el estrés, disfruta relacionarse con la gente y toma mejores decisiones. Además, pueden aprender, asumir riesgos y prosperar en su vida profesional y personal. 

¿Qué es una enfermedad mental?

Una enfermedad o trastorno mental es una condición que afecta negativamente su comportamiento, estado de ánimo y pensamiento. Los ejemplos incluyen depresión, trastorno de estrés postraumático (TEPT), ansiedad y trastorno bipolar. Otros son la esquizofrenia, el trastorno por déficit de atención con hipersensibilidad (TDAH), las conductas adictivas, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), las fobias y los trastornos alimentarios. 

Los problemas de salud mental pueden desarrollarse en cualquier etapa de la vida. Por lo general, las condiciones pueden resultar de experiencias de vida como trauma, abuso, estrés o negligencia. Algunos problemas de salud mental son hereditarios, mientras que otros pueden desarrollarse debido a defectos cerebrales, lesiones, infecciones, abuso prolongado de sustancias y daño prenatal.

Los signos y síntomas de la enfermedad mental varían según el estado de la persona. Ejemplos de estos incluyen:

  • Dificultad para concentrarse
  • Cambios de humor extremos
  • Tener pensamientos suicidas
  • Sentimientos de desesperanza, indignidad e impotencia.
  • Perder interés en cosas que antes disfrutaba
  • Alucinaciones
  • Dificultad para hacer frente al estrés y los desafíos diarios.
  • Retiro de amigos y seres queridos.
  • Problemas de salud física como dolores de cabeza, dolores de estómago y dolor de espalda
  • Dormir o comer muy poco o demasiado

Tipos de terapia para enfermedades mentales

La enfermedad mental puede afectar negativamente la forma en que funciona en el trabajo o la escuela, socialmente y en su relación. Por lo tanto, es mejor buscar tratamiento tan pronto como reconozca los signos y síntomas. Si no se trata, una enfermedad mental puede empeorar con el tiempo y posiblemente provocar desempleo, dificultades financieras, mala calidad de vida, abuso de sustancias, encarcelamiento o suicidio.

Hay varias formas de tratamiento para las enfermedades mentales. Estos incluyen medicamentos, hospitalización y medicina alternativa y complementaria. 

Algunas personas pueden preferir la terapia a otras opciones de tratamiento. Es porque se cree que los resultados son más duraderos y los pacientes aprenden habilidades de afrontamiento efectivas. Significa que uno entiende lo que desencadena ciertas reacciones y cómo lidiar con ellas. Además, los pacientes también aprenden cómo identificar pensamientos negativos o inexactos y cómo reemplazarlos o desafiarlos. 

Ejemplos de terapias para los trastornos de salud mental

Es posible que desee considerar la terapia para tratar una enfermedad mental específica. En este caso, debe encontrar un centro de tratamiento de confianza como Casa Jackson con profesionales de la salud mental experimentados. 

Las terapias estándar para las condiciones de salud mental incluyen lo siguiente:

  • Consejería

La consejería es una terapia de conversación en la que un paciente habla con un consejero capacitado. La consejería puede ser útil cuando se trata de problemas de salud mental como trastornos de la alimentación, ansiedad y depresión. 

Este tipo de terapia también puede ayudar con los desafíos que pueden conducir a condiciones de salud mental como el estrés relacionado con el trabajo, la familia y las relaciones, el duelo, la infertilidad y otros desafíos de la vida. Además, puede resultarle beneficioso hablar con un consejero si experimenta enojo, tristeza, baja autoestima y otras emociones negativas. 

Un consejero proporciona un ambiente libre de culpas y juicios para que usted pueda compartir sus emociones, sentimientos y dificultades. Estos profesionales de la salud mental ayudan brindando validación, apoyo y un lugar seguro para desahogarse sobre los problemas. También ofrecen orientación sobre la expresión y el manejo de las emociones, la búsqueda de un propósito y la identificación y el control de comportamientos contraproducentes. 

Puede elegir sesiones de asesoramiento tradicionales cara a cara o grupales. Afortunadamente, la tecnología ha hecho que la consejería sea más fácil y accesible sin importar la ubicación geográfica. Por lo tanto, hoy, puede considerar la posibilidad de recibir asesoramiento por correo electrónico o un plataforma de videoconferencia. 

  • Terapia cognitiva conductual 

La terapia cognitiva conductual (TCC) se basa en la idea de que los sentimientos, pensamientos, acciones y sensaciones corporales están interconectados. Lo que piensas sobre una situación en particular puede afectar cómo te sientes y te comportas. Además, ciertas creencias que puedas tener sobre ti mismo podrían causarte angustia. 

La TCC lo ayuda a identificar pensamientos y creencias irracionales o inútiles que afectan sus sentimientos y acciones. Después de eso, su terapeuta le brindará herramientas para ayudarlo a detener y reemplazar los pensamientos y creencias dañinos por otros positivos. 

Además, te ayudan a obtener una mejor perspectiva y practicar respuestas saludables. No se enfoca demasiado en sucesos pasados ​​en las sesiones de TCC. En cambio, pasa la mayor parte del tiempo abordando los síntomas presentes y haciendo cambios útiles.

La TCC puede ser útil para pacientes con TOC, ataques de pánico, TEPT, estrés, fobias, algunos síntomas de esquizofrenia y trastornos alimentarios y por consumo de sustancias. Las sesiones pueden ser presenciales con un terapeuta. 

Utilizan diferentes enfoques para ayudarlo a identificar y controlar los pensamientos negativos, establecer desafíos en la vida y aprender y practicar nuevos comportamientos útiles. Además de las reuniones individuales con un terapeuta, puede inscribirse en un curso en línea, comprar un libro de autoayuda o unirse a una sesión grupal.  

  • Terapia artística

La arteterapia se centra en la idea de que la expresión creativa puede ayudar a sanar y conducir a una salud mental positiva. Algunas técnicas utilizadas son el dibujo, la escultura, la pintura, el coloreado y la fotografía. El terapeuta crea un espacio seguro y libre de juicios para los pacientes. Esto les permite expresar y explorar sus sentimientos o dificultades a través del arte.  

El profesional de salud mental evaluará los matices emocionales del trabajo de una persona para comprender sus pensamientos, comportamientos y sentimientos. Con esto, pueden ayudar a los pacientes a resolver problemas más profundos. Como resultado, el terapeuta puede trabajar con ellos para mejorar sus habilidades sociales, lidiar con el estrés, fomentar la autoconciencia y mejorar la autoestima.

La arteterapia puede ser útil para las personas que padecen depresión, trastorno por consumo de sustancias, ansiedad, trastorno de estrés postraumático y trastornos alimentarios. También podría ser útil para los pacientes que luchan con problemas que pueden afectar negativamente su salud mental, como problemas familiares y de relación, estrés, discapacidades físicas y enfermedades crónicas.

Consideraciones Finales:

Los problemas de salud mental pueden desarrollarse en cualquier etapa de la vida. Pueden afectar negativamente su estado de ánimo, pensamiento y comportamiento. Como resultado, puede experimentar desafíos familiares, laborales y sociales. 

Lo mejor es buscar tratamiento lo antes posible porque los problemas de salud mental no tratados pueden provocar dificultades para mantener un trabajo, problemas financieros, mala calidad de vida o incluso el suicidio. Las enfermedades mentales comunes incluyen TOC, TDAH, TEPT, depresión, fobias, ansiedad y trastornos alimentarios.

Existen varias opciones de tratamiento para las enfermedades mentales, como medicamentos recetados y tratamiento hospitalario o residencial. También puede probar la terapia, que muchos consideran más efectiva y duradera para ciertos trastornos de salud mental. 

La discusión anterior proporciona información sobre los diferentes tipos de terapia, cómo funcionan y para qué es beneficioso cada uno. Puede ser el momento de comunicarse con un terapeuta, discutir su enfoque preferido y comenzar un tratamiento para mejorar su bienestar social, emocional, psicológico y general.

Destacados

Terapia de luz roja para la ansiedad y la depresión

Cómo se usan los exosomas en la terapia

Un comentario

Deje un comentario