Advertisment

Terapia conductual para un niño.

La terapia conductual para un niño se vuelve necesaria cuando el niño comienza a mostrar comportamientos cuestionables que comienzan a convertirse en un estilo de vida.

Advertisment

Por ejemplo, los niños diagnosticados con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y otros problemas relacionados requieren terapia conductual después de su diagnóstico.

Esta terapia ayuda al niño a superar lo que desencadena el comportamiento y le enseña cómo desaprender y manejarse a sí mismo.

Advertisment

Además, la terapia conductual requiere en gran medida la inclusión de los padres o cuidadores. Les ayuda a comprender el estado mental de sus hijos y cómo desviarlos estratégicamente de tales comportamientos cuestionables. A medida que avanzamos, debemos comprender la terapia conductual y cómo puede ayudar a un niño.

¿Qué es la terapia conductual?

La terapia conductual es una técnica utilizada por profesionales para ayudar a frenar el comportamiento desordenado en los niños. Se enfoca en enseñar a los niños nuevos métodos y comportamientos y cambiar sus pensamientos y sentimientos sobre ciertas situaciones.

Más aún, la terapia conductual utiliza técnicas como el refuerzo positivo y el modelado para ayudar a las personas a aprender cómo lidiar con situaciones estresantes o difíciles. Estas técnicas pueden diferir según el diagnóstico; sin embargo, todos tienen el mismo objetivo de mejorar el aspecto conductual del niño.

A los padres también se les enseña cómo manejar el comportamiento de sus hijos de una manera nueva y diferente. Por ejemplo, un niño diagnosticado con problemas de ira puede salirse con la suya porque los padres, naturalmente, tienden a pasar por alto y tomar la opción más fácil disponible para calmar al niño pequeño antes de que la rabieta se intensifique. Sin embargo, durante la terapia conductual, los padres aprenden formas más eficientes y efectivas de manejar una situación en el hogar.

Anuncio

Comprenderán que la ruta más fácil que perciben para salir del problema de la ira de su hijo puede no ser la mejor para ellos y el niño. Es posible que necesiten ofrecer recompensas cuando el niño actúa con calma frente a una situación y se mantiene firme en ella.

¿Cuáles son los tipos de terapias conductuales?

Las personas de diferentes grados de edad pueden requerir terapia conductual, incluidos los niños menores de cinco años. La terapia conductual es un campo amplio y viene en varios tipos que se ocupan de diferentes problemas mentales. Para mayor claridad, tenemos una lista de algunas de las terapias:

Terapia cognitivo conductual (TCC)

La TCC es otra terapia que se enfoca en ayudar a las personas a identificar y modificar pensamientos y comportamientos disfuncionales que conducen a la angustia.

Los profesionales utilizan estas técnicas para orientar el patrón de los pensamientos del paciente y sus siguientes acciones. La terapia ayuda a corregir el flujo de pensamientos y la forma de actuar en situaciones que habrían resultado en angustia.

Terapia dialéctica conductual (DBT)

Este tipo de terapia se estableció principalmente para tratar a pacientes con trastorno límite de la personalidad, y este trastorno allana el camino para otras enfermedades mentales peligrosas, incluidos los pensamientos suicidas intensos.

Entonces, DBT se enfoca en ayudar a estas personas a manejar sus emociones, mejorar las relaciones y desarrollar habilidades de afrontamiento saludables.

Relacionado:: Los diferentes tipos de terapia para enfermedades mentales 

Desensibilización sistemática

Este tipo de terapia ayuda a las personas con fobias o ansiedades exponiéndolas gradualmente a objetos o situaciones temidas.

Este tipo de terapia ayuda a las personas a enfrentar con calma sus miedos y ansiedades. La mayoría de las veces, los pacientes se toman su tiempo para acabar completamente con el miedo y la ansiedad, pero los profesionales les ayudan a conquistar sus miedos a través de técnicas como la técnica de la respiración.

Terapia de aceptación y compromiso (ACT)

Este tipo de terapia alienta a las personas a aceptar sus pensamientos y sentimientos mientras se comprometen a tomar medidas que sean consistentes con sus valores. Una de las técnicas útiles en este tipo de terapia es el método de atención plena.

Terapia conductual para un niño.

Terapia de comportamiento emocional racional (TREC)

Esta terapia se enfoca en ayudar a las personas a identificar y modificar creencias irracionales que conducen a la angustia.

terapia conductual infantil

Cuando se trata de niños, las técnicas se vuelven más suaves y complacientes. Esto incluye convertir una sesión de terapia cognitiva conductual en un período de juego supervisado.

A través de estos, los terapeutas trabajan directamente con los niños y ofrecen una solución duradera como un mecanismo de afrontamiento.

Cuando se trata de un niño, todo lo relacionado con este proceso se vuelve muy delicado y debe manejarse con cuidado. Entonces, además de las terapias mencionadas anteriormente, un procedimiento adecuado para niños incluirá lo siguiente:

Terapia familiar

Aquí, el niño no es seleccionado a dedo para las sesiones de terapia. Toda la familia, que incluye principalmente a los padres, debe participar.

La terapia familiar puede comprender colectivamente al niño involucrado y aprender cómo proceder ante la situación. Más aún, el terapeuta aprende sobre toda la familia y decide profesionalmente cómo pueden ser útiles para el niño de forma individual y colectiva.

Terapia de juego

La terapia de juego es una terapia psicológica que involucra juegos y actividades creativas como una forma para que los niños expresen sus pensamientos y sentimientos. Se basa en la creencia de que los niños pueden expresarse más libremente mediante el juego que mediante la comunicación verbal.

Durante la terapia de juego, el terapeuta aprovecha la oportunidad para monitorear al niño y analizar su estado mental y su problema.

Este método es altamente efectivo ya que puede ayudar a los niños con varios problemas, como dificultad en situaciones sociales, dificultad para expresar emociones y dificultad para formar relaciones.

La terapia de juego también se usa para abordar problemas de comportamiento y para ayudar a los niños a superar el trauma.

Terapia de interacción padre-hijo (PCIT)

La terapia de interacción entre padres e hijos (PCIT, por sus siglas en inglés) es un tratamiento basado en la evidencia para niños más pequeños que muestran trastornos emocionales y de conducta. Esta terapia enfatiza mejorar la calidad de la relación entre padres e hijos y cambiar los patrones de interacción entre padres e hijos.

PCIT combina de manera única la terapia de juego y la capacitación de los padres para ayudarlos a aprender formas más positivas y efectivas de interactuar con su hijo para promover un comportamiento positivo, todo bajo la atenta mirada y guía del terapeuta, quien puede estar dirigiendo las cosas desde una habitación separada.

Por lo tanto, el resultado final de esta terapia ayuda a los niños a mejorar la regulación del comportamiento y las emociones y a construir un apego con sus padres.

La terapia de interacción entre padres e hijos (PCIT, por sus siglas en inglés) también ha sido un gran avance para los niños adoptados y sus nuevos padres o padres que han estado fuera durante mucho tiempo para establecer vínculos.

¿Por qué es necesaria la terapia conductual para un niño?

Los diagnósticos son eventos aterradores en la vida; cuando ocurren, las personas involucradas comienzan a buscar los medicamentos adecuados de inmediato.

Así es la situación con los padres de niños diagnosticados con problemas mentales. Sin embargo, según el La Academia Americana de Pediatría, es mejor comenzar primero la terapia conductual para los niños que presentan Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Especialmente niños de dos a siete años, y tal vez seguimiento con medicamentos si es necesario.

Los padres que ofrecen medicamentos primero solo pueden suprimir con éxito los síntomas sin abordar la raíz o ayudar al niño a saber cómo comportarse cuando se enfrenta a los desencadenantes. Por lo tanto, causando más daño que bien al niño.

Beneficios de la terapia conductual para un niño

La terapia conductual para un niño es necesaria porque puede ayudarlos a aprender a controlar sus emociones, generar confianza, mejorar las habilidades de comunicación y desarrollar mejores habilidades para resolver problemas.

Además, puede ayudar a los niños a desarrollar estrategias de afrontamiento saludables para hacer frente a situaciones difíciles, mejorar las relaciones con sus compañeros y adultos y comprender las consecuencias de sus acciones.

Conclusión sobre la terapia conductual para un niño.

La terapia conductual puede requerir muchas sesiones y mucha paciencia, dependiendo de la gravedad de la condición del niño.

Sea como fuere, la terapia conductual infantil siempre llega para la mayoría de los niños y sus familias que la necesitan.

Recomendaciones

Los 5 mejores programas de terapia ocupacional en Virginia

Los 4 mejores programas de terapia ocupacional en Arkansas

Fisioterapia: ¿cuáles son sus beneficios y los diferentes tipos?

Advertisment

Un comentario

Deje un comentario